La pregunta que muchos de nuestros clientes se hacen es: ¿Merece la pena tener una alarma conectada a una central receptora de alarma (C.R.A.) y estar pagando de por vida? Depende del perfil del cliente.

El hecho de conectar a CRA implica que un equipo especialista está al otro lado recibiendo las alertas y en muchos casos validando si las mismas se pueden considerar alarmas o no, más teniendo en cuenta como está la normativa vigente a la hora de de hacer los avisos a las fuerzas de seguridad del estado. La orden ministerial INT-316-2011 endureció las condiciones que se tienen que dar para considerar una alarma válida y establece sanciones para las falsas alertas continuadas.

Por este motivo, desde hace algún tiempo, se están introduciendo las alarmas con videoverificación. La videoverificación (imágenes que captan los sensores equipados con minicámaras en el momento de la alarma) son pruebas inéquivocas de que la alerta es real, y por tanto ya valen para hacer la llamada a la policia. Llegados a este punto, la alarma la puede dar el personal de la central receptora o el mismo usuario. Las alarmas modernas pueden ser gestionadas vía smartphone a la vez que envían avisos a uno o diversos móviles cuando se detecta una alarma.

 

No dejaremos de recordar siempre, que hay mucho mercado paralelo con el tema de las alarmas. Antes de comprar un equipo o escoger proveedor, es recomendable asegurarse de que el equipo cumple con todas las certificaciones apropiadas para cada caso, grado 2 para generalistas y grado 3 para casos concretos como gasolineras, joyerías o farmacias y por supuesto que la instalación y programación de la misma sea realizada por personal especializado. Su seguridad no puede ser tratada por cualquiera.